Déjenme que les diga una cosa. En confianza. Lo que más calienta el corazón de quien, como yo, hago fotografías dándole a la cámara y al ordenador, es que alguien observe las fotografías, imaginarias ó no, lo haga convencido de su existencia real y, en otros casos, al menos, le haga dudar y pensar. De esta forma, el fotógrafo, con mayor o menor fortuna, logró salvar la barrera entre lo verosímil y lo inverosímil ó mezcló ambas logrando una imagen -virtu(re)al-. Ésa, en mi opinión, es una de las grandes satisfacciones morales que puede obtener un autor de su trabajo. Comprobar que consiguió mezclar realidad y ficción, y hacerlo creíble, ó al menos, hacer pensar al observador.



Hoy en la nueva era electrónica de la información, existen aplicaciones que permiten trabajar la imagen con la misma flexibilidad con la que el escultor modela el barro.

domingo, 6 de febrero de 2011

CEMENTERIOS CON VISTAS

Zahara de la Sierra es una localidad serrana de la provincia de Cádiz situada en el centro del Parque Natural Sierra de Grazalema.
Es un típico pueblo andaluz de extraordinaria belleza, con un entramado urbano de bellísimas calles con fachadas encaladas y magníficos miradores.
Todo ello tiene fiel reflejo y continuidad en su cementerio. No se trata de un gran y famoso cementerio, pero si de un precioso cementerio-paisajístico con un peculiar trazado que "encaja" en lo escarpado de la sierra.
Visitar un cementerio no es de buen gusto para nadie, obviamente por todo lo que implica. Sin embargo, existen cementerios que merece la pena visitar.





IGLESIA - CAMPOSANTO

Villaluenga del Rosario es una aldea situada en la provincia de Cádiz entre Ubrique y Grazalema y se encuentra en el interior del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.
Uno de los edificios más peculiares y singulares que tiene Villaluenga del Rosario es la Iglesia de El Salvador.
Este templo construído en 1722 fue quemado por las fuerzas napoleónicas a su paso por la población durante la Guerra de la Independencia, y aunque nunca se llegó a reconstruir por los lugareños en camposanto se utiliza hoy día como cementerio.
Así además del valor arquitectónico que tiene la planta del edificio tiene la peculiaridad de convertirse en uno de los cementerios serranos más peculiares al haberse situado los nichos entre los muros de la antigua Iglesia.






Este serie fotográfica ha resultado finalista en el Certamen de Fotografía sobre Cultura Popular 2010 (Ministerio de Cultura).