Déjenme que les diga una cosa. En confianza. Lo que más calienta el corazón de quien, como yo, hago fotografías dándole a la cámara y al ordenador, es que alguien observe las fotografías, imaginarias ó no, lo haga convencido de su existencia real y, en otros casos, al menos, le haga dudar y pensar. De esta forma, el fotógrafo, con mayor o menor fortuna, logró salvar la barrera entre lo verosímil y lo inverosímil ó mezcló ambas logrando una imagen -virtu(re)al-. Ésa, en mi opinión, es una de las grandes satisfacciones morales que puede obtener un autor de su trabajo. Comprobar que consiguió mezclar realidad y ficción, y hacerlo creíble, ó al menos, hacer pensar al observador.



Hoy en la nueva era electrónica de la información, existen aplicaciones que permiten trabajar la imagen con la misma flexibilidad con la que el escultor modela el barro.

domingo, 28 de marzo de 2010

FOTOGRAMAS EN BLANCO Y NEGRO - ENSAYOS



Un fotograma es la imagen de la sombra de un objeto impresionada en material sensible a la luz. La imagen tiene el mismo tamaño que el objeto reproducido.
No se usa cámara fotográfica ni ampliadora.





 
Se coloca el objeto sobre una hoja de papel fotográfico,
se enciende la luz durante unos pocos segundos, se apaga la luz, se retira el objeto y se revela.
Todo objeto da una imagen de la sombra que proyecta según se trate de objetos opacos, translúcidos, transparentes, brillantes,...


 



 
Trabajo realizado en el año 1.978 y que gracias a conservar las copias en papel, he podido reproducir para ser mostrado. 

1 comentario:

ENRIQUE ARQUERO dijo...

Bonitos fotogramas, me ha recordado mi epoca de laboratorio, que pena que con la "era digital" hayamos perdido parte de ese encanto, tambien es cierto que se han abierto otros caminos.